la puerta violeta

Acabo de descubrir la maravillosa canción de Rozalén “La puerta violeta”, ya sabéis eso que dicen más vale tarde que nunca.
Es un temazo, no hay duda que una canción muy personal de Rozalén y también de muchas mujeres del mundo que intentan escapar de relaciones tóxicas. A veces una canción puede cambiar el rumbo de un artista, llevarlo a la cima (no sin antes haber visitado la negra profundidad de ciertas experiencias), tal es el poder de la música.

Una canción que seguro ha inspirado a muchas mujeres a dar ese valiente paso de retomar el timón de su vida y volver a saborear la libertad y la felicidad.

Debo agradecer este descubrimiento a otro Javier, en este caso el creador y director madrileño Javier Moreno Caballero que tiene un podcast semanal sobre el duelo migratorio, derivado de su documental “Entre dos tierras“.
Javier me pidió que versionara este tema para incluirlo en su podcast, así que así lo hice, el mismo día que escuche el tema por primera vez, lo grabé y lo hice mío.

Gracias Rozalén, espero que un día podamos cantar juntos una canción tan poderosa como ésta.

Una niña triste en el espejo me mira prudente y no quiere hablar 
Hay un monstruo gris en la cocina 
Que lo rompe todo 
Que no para de gritar

Tengo una mano en el cuello 
Que con sutileza me impide respirar 
Una venda me tapa los ojos 
Puedo oler el miedo y se acerca

Tengo un nudo en las cuerdas que ensucia mi voz al cantar 
Tengo una culpa que me aprieta 
Se posa en mis hombros y me cuesta andar

Pero dibujé una puerta violeta en la pared 
Y al entrar me liberé 
Como se despliega la vela de un barco
Desperté en un prado verde muy lejos de aquí 
Corrí, grité, reí 
Sé lo que no quiero 
Ahora estoy a salvo

Una flor que se marchita 
Un árbol que no crece porque no es su lugar 
Un castigo que se me impone 
Un verso que me tacha y me anula


Tengo todo el cuerpo encadenado 
Las manos agrietadas 
Mil arrugas en la piel 
Las fantasmas hablan en la nuca 
Se reabre la herida y me sangra

Hay un jilguero en mi garganta que vuela con fuerza 
Tengo la necesidad de girar la llave y no mirar atrás

Así que dibujé una puerta violeta en la pared 
Y al entrar me liberé 
Como se despliega la vela de un barco
Desperté en un prado verde muy lejos de aquí 
Corrí, grité, reí 
Sé lo que no quiero 
Ahora estoy a salvo

Así que dibujé una puerta violeta en la pared 
Y al entrar me liberé 
Como se despliega la vela de un barco
Amanecí en un prado verde muy lejos de aquí 
Corrí, grité, reí 
Sé lo que no quiero 
Ahora estoy a salvo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s